Santuario de Nuestra Señora del Fresno

Iglesia santuario del siglo XVII y XVIII, de estilo barroco popular con transformaciones posteriores. La planta es de cruz latina muy alargada con brazos laterales poco salientes y ábside cuadrado cubierto con bóveda de cañón. Al este de la nave, se encuentra una torre campanario que fue rehecha hacia 1870, ya que durante la Guerra de la Independencia los napoleónicos fortificaron la Iglesia e incendiaron la torre. En la parte inferior de ésta, encontramos un nártex al que se puede acceder por tres vanos con arco de medio punto, flanqueados por columnas salomónicas y con figuras de los tres arcángeles en las hornacinas.
En el interior, nave única dividida en dos tramos cubiertos con bóveda de arista y separados por un arco, cúpula circular y cabecera cuadrada cubierta por bóveda de medio cañón.
La iglesia dispone de varios retablos barrocos entre los que destaca el ubicado en el presbiterio. Destaca un interesante Cristo Crucificado de estilo barroco, y la imagen patrona del Freisnu, talla de cedro del Líbano hecha en Madrid en el año 1975, ya que la imagen original desapareció en el año 1936 tras un saqueo.
En el exterior hay un Crucero, que indica el paso de la ruta jacobea por este lugar, camino de Santiago de Compostela.
El novenario que se celebra a finales de septiembre en honor a San Miguel, acerca hasta el santuario un buen número de romeros, ya que desde antiguo ha despertado gran devoción popular en la comarca la talla de la Virgen del Fresno allí expuesta.
Este paraje se constituye como una de las más bellas atalayas para divisar las cuencas de los ríos Cubia y Narcea y al este la ciudad de Uvieo y el monte Naranco.