Grupo Escolar María Josefa

Esta construcción de nueva planta constituye un claro exponente de la contribución que entre 1870 y 1936 hicieron los indianos, asturianos emigrantes a América, a la escolarización y progreso del medio rural asturiano. Se trata de un edificio escolar, de estilo racionalista, que alberga dos escuelas unitarias, una para cada sexo, cuya construcción fue asumida por el indiano filántropo y humanista Adolfo Prieto Álvarez ¿nacido en 1867 en el Palacio de Las Vallinas, de Sama Grau, y residente en México¿, quien lo dedicó a su hija María Josefa, fallecida a muy temprana edad, y lo donó al pueblo. El proyecto de construcción fue encargado, en Madrid, al arquitecto José Fonseca, y está fechado el 16 de abril de 1930. Las obras finalizaron en el año 1932, aunque la escuela permanecería inactiva hasta 1938.
El aspecto más relevante de esta escuela es la de contar con una representación importante, única en Asturias, de diferentes episodios de El Quijote de la Mancha, esculpida sobre los mosaicos que adornan sus paredes. Tanto los soportales como los pasillos se construyeron con un zócalo de azulejos azules de 1,72 m de altura, con un friso en doble fila en el que están representadas varias escenas de esta obra maestra de Miguel de Cervantes (139 azulejos), elaborados en la localidad sevillana de Triana, que alternan con dichos y refranes (144 azulejos).
Tal es la importancia que este hecho suscita que, en el año 2005, se publicó el libro EL QUIJOTE EN ASTURIAS: LA ESCUELA INDIANA DE SAMA DE GRADO, donde se explica el origen de los azulejos y las técnicas que se utilizaron en su elaboración.
El impresionante busto de Adolfo Prieto, obra de Víctor Hevia Granda, se encuentra frente a la fachada. Este edificio tiene además otros usos (museo etnográfico, consultorio médico, centro de reunión vecinal, etc.)