Iglesia de San Xuan y puente medieval de Peñaflor

La iglesia de San Xuan se encuentra situada en el borde mismo del Camino de Santiago. En origen fue un templo románico rural, que tuvo derecho a asilo y muy probablemente relación con el hospital de peregrinos de la localidad. Fue muy rehecha en los siglos XVIII Y XIX, pero de su origen románico conserva aún elementos y proporciones en su estructura. En concreto son de esa época la arquivolta de la portada, el arco de triunfo con columnas de capiteles decorados, y algunos canecillos.
Es un templo de nave única, arco y ábside cuadrado. Junto a este ábside hay un añadido cuadrado con sillares de piedra rosácea y tiene también pórtico lateral. La espadaña es de doble arco.
El puente de Peñaflor se trata de una obra artística de primer orden por su antigüedad y su elegante solidez. La primera construcción data del siglo XII y reconstruido en sucesivas ocasiones debido a riadas, algunas muy devastadoras como las de 1586 y 1756. Tiene alto valor histórico ya que por una parte es la vía de entrada del Camino de Santiago en el Concejo de Grado y por otra fue lugar donde se libró una importante batalla de soldados y civiles al mando de Gregorio Jove-Valdés contra las tropas Napoleónicas en 1808.
También este puente ha sido protagonista literario de las aventuras del pícaro Gil Blas de Santillana, cuyo segundo capítulo de sus andanzas se desarrolla en la venta de Peñaflor.
El puente es una imponente construcción pétrea de 5 grandes arcos desiguales de sillar, gruesos tajamares y un aspecto atemporal e irregular, fruto de las sucesivas reconstrucciones y que le dotan de un atractivo pintoresquismo.
Este conjunto de gran interés histórico-artístico se completa con un conjunto singular de hórreos y paneras alineados con la carretera general N-634.